Make your own free website on Tripod.com
 

Leyenda de Las Animas

a
a

Junto a las cabañas Pehuén Curá

Es de origen indígena y tiene sus orígenes en la época del Fuerte Independencia.
Una sacerdotisa india vivía en estas sierras y era cuidada por un brujo o hechicero dado su carácter sagrado.
El hijo del sargento del Fuerte se enamora de ella y trata de capturarla, pero como el hechicero fiel a su costumbre cuida el tesoro mas preciado “la sacerdotisa”, observa  la escena y arroja un flechazo clavándoselo en medio del pecho al enamorado, lo que le provoca la muerte.
La sacerdotisa abrumada y compungida por el hecho se arroja sobre los brazos de su fiel cuidador y le  agradece que le salvó la vida, luego de este enorme abrazo se pone a rezar sobre una piedra, haciendo mención a lo que hizo Jesús en el monte de Los Olivos.
El hechicero por su parte, luego del enorme abrazo que le dio la sacerdotisa, toma al enamorado y arrastrandolo por 
entre las piedras y cardos, llega al sitio esperado y secreto. Deja el cadáver y  va a buscar a la sacerdotisa, de regreso con la misma llegan al lugar en que se encontraba el cadáver y le dice que corriera con mucho cuidado esas ramas que se encontraban en el piso. La sacerdotisa fiel a su cuidador las retira con gran temor y le pregunta qué significaba eso; el hechicero le responde con orgullo y valentía que él en sus tiempos libres había realizado  este pozo, y le aclara que a través de una poción mágica que el había preparado lo único que tenía que hacer era poner un balde y sacar la tierra, por lo que no sabía cuanto tenía de profundidad. La sacerdotisa le pregunta para qué lo había hecho y él en ese momento toma el cadáver de los pies y lo arroja al pozo, diciéndole que lo había realizado para arrojar a todo aquel que se acercara en su busque da de mala manera.
Es por eso que la leyenda de las Animas siempre nos habla de un misterioso pozo, en el cual se arrojan elementos luminosos y llega un momento que no se ve la luz y tampoco se escucha el ruido al caer, también es verdad que muchos vieron el pozo pero luego, nadie lo pudo volver a ubicar; también se hace mención de una misteriosa mujer vestida de blanco que sube de noche a las Animas.
Tenemos que agradecer a los propietarios de las Cabañas Pehuén Curá que nos brindaron esta historia, aclarándonos que su nombre se debe a pinos y piedras, ya que proviene del mapuche porque pehuén es = pinos y curá=piedras. Invitando a todos a realizar un paseo por las Animas y contarle otras vivencias que sucedieron en las mismas. Y que mejor que conocer las cosas con gente que nació en el lugar...
 
Magazine Producciones 

 
Back to Tandil Magazine - Volver a Tandil Magazine
Back to Tandilnet - Volver a Tandilnet